Skip directly to content
¿CÓMO PUEDO EVITAR QUE EL CÁNCER DE MAMA AFECTE A MI RELACIÓN DE PAREJA?

Si tienes pareja, debes estar preparada para el hecho de que el estrés de un futuro incierto pueda generar cierta tensión en su relación. Puede ser difícil ser sinceros el uno con el otro y compartir lo asustados que están. Quizá sientas que tu pareja no está siendo tan comprensiva o sincera como a ti te gustaría.

Recuerde que, del mismo modo que tú a veces sientes que estás en una montaña rusa de diferentes emociones, tu pareja probablemente también se sienta así. Quizá se sienta indefenso/a y enfadado/a de que no haya nada que pueda hacer para ayudarte. Incluso las mejores relaciones tienen sus altibajos y es posible que no siempre sienta lo mismo que su pareja en un día concreto.

Ser sinceros el uno con el otro sobre cómo os sentís puede ayudaros a los dos a afrontar las dificultades del cáncer de mama metastásico.

¿Puedo seguir manteniendo relaciones sexuales?

Las relaciones sexuales y la intimidad pueden seguir siendo una parte importante de tu vida aunque padezcas cáncer.
Sin embargo, los síntomas, los efectos secundarios del tratamiento y el aluvión emocional del cáncer pueden afectar a tu capacidad para sentirte bien acerca de tu sexualidad. Si descubres que pierdes tu deseo por el sexo, comprende que no es infrecuente.
El sexo puede resultar doloroso o incómodo. Esto no les sucede a todas las mujeres.


Asimismo, la sexualidad es más que el acto físico del sexo e incluye todos los sentimientos y acciones asociadas al amor y el cariño por alguien. Quizá te sientas emocionalmente desconectada de tu pareja después del diagnóstico.
Es posible que tu pareja tenga sus propios miedos o barreras en relación con el sexo. Por ejemplo, quizá está preocupado/a por empeorar el cáncer o por hacerte daño.


Aunque pueda darte vergüenza hablar al principio, quizá descubras que hablar puede ayudarte a derribar estas barreras con su pareja.
No es un tema fácil de discutir para nadie. Son dificultades muy frecuentes para todo el mundo.


Quizá pueda ayudarte hablar con el personal médico o de enfermería, quien puede ponerte en contacto con un psicólogo. No te sientas avergonzada de hablar con ellos. Tu equipo de atención sanitaria está acostumbrado a tener este tipo de conversaciones y quizá puedan ayudarte.

¿Qué más puede ayudarnos a los dos?
green