Skip directly to content
CÓMO AYUDARTE A SENTIRTE MEJOR

Hay muchas cosas que puedes hacer por ti misma para sentirte mejor y tomar el control de tu vida. En este momento puedes seguir descubriendo qué es lo que te hace sentir bien, qué es lo que te da fuerzas y qué es lo que te ayuda.  

¿Debería cambiar mi alimentación?

A pesar de lo que puedas haber leído, no hay una “dieta para el cáncer” que sea especialmente recomendada una vez que padece la enfermedad.
Obviamente, llevar una alimentación saludable es una de las mejores decisiones que puedes tomar para fortalecer el sistema inmunitario, independientemente de si padece CMm o no. Una buena alimentación puede ayudar a tu cuerpo a combatir las infecciones o los virus. Cuando tienes cáncer puedes encontrarte mal con mayor frecuencia.
El estrés y algunos tratamientos contra el cáncer pueden debilitar tu sistema inmunitario.


Estar enfermo es ya lo bastante difícil como para además tener que preocuparse en exceso por lo que comes.
Los alimentos que puedes considerar malos, como el chocolate, a menudo son una fuente de placer y consuelo para muchas personas. Los alimentos saludables pueden tardar más tiempo en prepararse. Simplemente haz lo que le haga sentirte bien.


Si deseas cambiar tu dieta, pide a tu oncólogo o al personal de enfermería que te deriven a un dietista que pueda ayudarte a realizar cambios positivos de manera gradual. También pueden ayudarte a comer bien si tiene náuseas, diarrea u otros problemas durante o después del tratamiento contra el cáncer.

¿Es bueno practicar ejercicio en mi caso?

Sí, se ha demostrado que el ejercicio habitual y moderado te ayuda a nivel tanto físico como emocional. Incluso caminar durante 10 minutos cada día te puede ayudar con los síntomas del cáncer, como el cansancio y la falta de apetito. El ejercicio también puede contribuir a reducir el estrés, favorecer el sueño y reducir el dolor.


Con el ejercicio, al igual que con todo lo demás, haz lo que vaya bien en tu caso, lo que te haga sentirte bien.
No tienes que limitarte a los estiramientos suaves, ¡quizá bailar sea lo que le haga sentirte genial! Pero escucha siempre a tu cuerpo y ten cuidado de no superar tus límites y hacerte daño. Si te preocupa, siempre puedes hablar con tu médico sobre el tipo de ejercicio más adecuado en tu caso.

CUÁNTO y QUÉ TIPO de ejercicio es el que funciona en tu caso dependerá de muchos aspectos diferentes, como tu estado físico antes del tratamiento, el tipo de tratamiento que estés recibiendo y los efectos secundarios y síntomas que padezcas. Quizá necesites evitar algunos tipos de movimientos demasiado enérgicos si el cáncer se ha extendido a los huesos o padeces síntomas óseos.

¿Pueden ayudar las terapias complementarias o “naturales”?

Hay mujeres con CMm que además del tratamiento médico recurren ayudas complementarias para enfrentarse físicamente al cáncer, a los efectos secundarios, así como mentalmente mejorar las alteraciones emocionales. 

Deberás informar siempre a tu médico sobre cualquier terapia complementaria que estés recibiendo, ya que podrían afectar a tu tratamiento contra el cáncer.

Puntos clave a tener en cuenta sobre cómo ayudarte a sentirse mejor

  • No hay una dieta específica que debas seguir, come lo que te haga sentir bien.
  • Cualquier cantidad de ejercicio puede ayudarte a sentirte mejor física y mentalmente, incluso un paseo de 10 minutos.
  • No hay límites establecidos sobre el nivel de actividad, haz la cantidad de ejercicio que quieras.
light-green